«Arroz amargo» de 1949 dirigido por Giuseppe De Santis

«En el Norte de Italia, millones y millones de mujeres han cultivado el arroz, desde hace 500 años» Narrador 

En el cine hasta el amanecer, hoy traigo una joya del Neorrealismo Italiano. «Arroz Amargo» de 1949 y dirigida por Giuseppe De Santis, obtuvo una gran difusión y fama, por el erotismo de la jovencisíma Silvana Mangano y las imágenes de cientos de mujeres, con las faldas recogidas, enseñando unas piernas tersas y musculosas.
Sin embargo, para mi es una película clásica del Neorrealismo de gran valor, por su contexto social de denuncia de las condiciones de trabajo, por la utilización de muchos actores y actrices no profesionales que se representan a sí mismos y, porque pone el foco como protagonista a una figura especialmente maltratada por la guerra y sus consecuencias: La mujer.

Dice el narrador en off :

«Es un trabajo duro y rutinario. Las piernas en el agua y  la espalda doblada bajo un sol implacable. Sin embargo, sólo pueden hacerlo las mujeres. Se requieren unas manos delicadas y veloces. Las mismas que pacientemente, enhebran una aguja y  acunan a un bebé». 

No quiero imaginarme cómo debían ser las manos de éstas mujeres después de trabajar durante años en los arrozales y en las duras tareas domésticas, pero ni siquiera el narrador les reconoce el valor de constituir una parte muy importante en la economía familiar de la época. Eran momentos de la postguerra, de desmovilización de los soldados y con un paro masculino feroz.

La película se inspira por igual en el realismo soviético de la época y el cine noir americano, contando un thriller sobre delincuentes y perdedores con un trágico final. El contexto es la cosecha del arroz, rodado en el Valle de Verccelli al Norte de Italia, donde acuden cientos de mujeres desde distintas zonas de Italia, que durante cuarenta días vivirán y convivirán en albergues cerca de los arrozales.
Una pareja formada por Walter ( interpretado por Vittorio Gassman) y  Francesca ( genial interpretación de Doris Dowling) huyen de la policía, por un robo de joyas cometido en Milán. Acorralados en la estación, donde se reagrupan a las jornaleras para su traslado, deciden unirse a la comitiva y Francesca consigue un contrato para trabajar en los arrozales.
Allí traba amistad con una joven, vital y alegre, que a ritmo de buggy buggy se gana el corazón de todos. Ella es Silvana, papel que convirtió a Silvana Mangano en un icono erótico de la época. En el campamento Silvana conoce a Marco ( interpretado por Raf Vallone ) un soldado a punto de licenciarse, que se enamora perdidamente de ella.
Cuando Walter descubre que las joyas robadas son falsas, decide dar un gran golpe, robando toda la cosecha de arroz de la finca donde trabajan Francesca y Silvana. Sin embargo, las mujeres únicamente reciben un kilo de arroz por día trabajado, si se pierden días de trabajo, por la lluvia por ejemplo, supone un kilo menos de paga. La posibilidad de que sus compañeras se queden sin nada, después de un duro trabajo, genera en Francesca sentimientos de culpa y condena. En la lucha interna que mantine Francesca entre su solidaridad con las compañeras y su amor por Walter, encuentra la redención de su anterior contucta.
En la película encontramos escenas inolvidables, el reparto de sombreros de paja entre las mujeres o los cantos corales durante el trabajo, canciones rítmicas cantadas a capella que recuerdan los espirituales  y sirven tanto para sincronizar el movimiento físico, como para escapar de la monotonía. Suelen ser improvisaciones que les permiten comunicarse con sus compañeras, creando sentimiento de grupo y una forma de exteriorizar sus preocupaciones y anhelos.
En Italia la película se estrenó el 30 de Septiembre de 1949, pero no llegó a España hasta Noviembre de 1953 y, lógicamente sufrió numerosos cortes inmisericordes de las tijeras censoras del régimen franquista. Realizar un visionado actual de la película es como visitar un film distinto, lo mismo sucede con otros títulos del neorrealismo que ya se han mencionado en éste mismo blog.
Vittorio Gassman y Silvana Mangano, dos grandes del cine italiano
La película se hizo muy famosa internacionalmente, gracias a la sensualidad de Silvana Mangano 
Silvana Mangano en los arrozales

Jóvenes jornaleras, trabajando duramente
El ritmo buggi buggi se cuela en los barracones de las jornaleras
Una excelente interpretación de Doris Dowling
Raf Vallone como el soldado Marco 
Silvana Mangano y el collar
Marco (Raf Vallone) se enamora perdidamente de Silvana (Silvana Mangano)
TRAILER DE «ARROZ AMARGO«:
FICHA TÉCNICA:
Director: Giuseppe De Santis

Guión : Carlo Lizzani, Gianni Puccini, Giuseppe De Santis, Corrado Alvaro, Ivo Perilli

Fotografía: Otello Martelli (B&W)

Música: Renzo Rossellini
 
Productora: Lux Film 
Reparto: Silvana Mangano, Vittorio Gassman, Doris Dowling, Raf Vallone, Checco Rissone, Adriana Siveri, Lia Corelli, Maria GRazia Francia, Dedi Ristori, Anna Maestri.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.