Costa Gavras : «El cineasta debe hacer preguntas, pero no dar respuestas «

Costa-Gavras es conocido por tratar temas muy incómodos para la sociedad, siempre desde su independencia, por ello creó su propia productora desde la que ha financiado casi todas sus películas. La ley y la justicia, la opresión, la violencia legal e ilegal y la tortura son temas comunes en su trabajo. 

Costa-Gavras (1933) el director y productor de cine greco-francés que vive y trabaja en Francia, nacía en un 12 de Febrero en Arcadia (Grecia). Su familia pasó la Segunda Guerra Mundial en un pueblo del Peloponeso y se mudó a Atenas después de la guerra. Su padre había sido miembro de la rama pro-soviética de la resistencia griega, y fue encarcelado durante la Guerra Civil griega. 

La pertenencia de su padre al Partido Comunista hizo imposible que Costa-Gavras asistiera a la universidad en Grecia o se le concediera un visado para los Estados Unidos, por lo que después de la escuela secundaria se fue a Francia, donde comenzó a estudiar leyes en 1951. Poco después dejó sus estudios universitarios para estudiar cine en la escuela de cine nacional francesa, IDHEC. 

Después de la escuela de cine, fue aprendiz de Yves Allégret y se convirtió en director asistente de Jean Giono y René Clair. Tras varios cargos adicionales, como primer asistente de dirección, dirigió su primer largometraje, la película noir Compartiment Tueurs, (Los raíles del crimen) en 1965, en la que también realizó la adaptación de la novela de Sébastien Japrisot. Su trabajo previo como ayudante de dirección, le permitió conocer de primera mano a numerosos intérpretes y contó con la participación de Simone Signoret, Michel Piccoli y Jean-Louis Trintignant. El resultado fue una buena película de gran éxito, que le abrió las puertas como director

Fue durante una estancia en Grecia  cuando Gavras descubrió la novela Z (1969), de Vassilis Vassilikos, que describe el asesinato del líder de izquierda organizado por la policía y enmascarado como un accidente común, en un relato ficticio de los acontecimientos que rodearon el asesinato del político griego Grigoris Lambrakis en 1963. Un juez de instrucción, interpretado por Jean-Louis Trintignant, trata de descubrir la verdad sobre el asesinato de un destacado político izquierdista, interpretado por Yves Montand, mientras que los funcionarios gubernamentales y los militares intentan encubrir sus actos. Tras su investigaciones, el magistrado encargado del caso reveló públicamente el complot al seguir adelante con las acusaciones, lo que precipitó en 1967 un golpe de estado, conocido como el Golpe de los Coroneles, que acabó con una corrupta democracia griega.

Escribió el guión de Z en colaboración con Jorge Semprún y al no encontrar financiación tuvo que ser rodada en Argelia, bajo un sello propio. Costa Gavras ganó el Oscar a Mejor película de habla no Inglesa con el drama político “Z”(1969) además del «Premio del Jurado» en el Festival de Cine de Cannes y el Oscar a la «Mejor edición». 

Claude Lanzmann le contó a Gavras el caso sobre Lise y Artur London, que había sido viceministro de Relaciones Exteriores de Checoslovaquia, y fue uno de los tres sobrevivientes de los juicios de Praga de 1952 . Artur London narra en primera persona las purgas estalinistas de las que fueron víctimas los disidentes del Partido Comunista checoslovaco. Muchos intelectuales de la generación de Costa Gavras estaban entusiasmados con el estalinismo «porque abría perspectivas que parecían formidables. Hasta que, poco a poco, empezaron a darse cuenta uno del reverso y de la impunidad de un estado opresor. Así surge el proyecto La confesión ( L’Aveu, 1970) al que también se adhiere  Yves Montand y Jorge Semprún y gracias al éxito de Z los fondos se desbloquearon.  

En 1982 Costa Gavras recibió el Oscar a Mejor Guión Adaptado, basado en el libro The Execution Of Charles Horman de Thomas Hauser , se refiere al periodista estadounidense, Charles Horman (interpretado por John Shea en la película), quien desapareció en el sangriento golpe de estado liderado por el general Augusto Pinochet en Chile y respaldado por Estados Unidos en 1973. El padre de Horman, interpretado por Jack Lemmon, y su nuera, interpretada por Sissy Spacek, buscan en vano para determinar su destino. Nathaniel Davis, embajador de Estados Unidos en Chile entre 1971 y 1973, una versión de cuyo personaje había sido retratado en la película (con un nombre diferente), presentó una demanda por difamación por 150 millones de dólares, (Davis v. Costa-Gavras,1985), contra el estudio y el director, que finalmente fue desestimada. Desaparecido (Missing, 1982) ganó también la Palma de Oro del Festival de Cannes, 

Es miembro del comité de la Coordinación Francesa para la Década de Cultura de Paz y No Violencia y del comité de apoyo del Centro Primo Levi (atención y apoyo para las víctimas de tortura y violencia política). Presidente de la Cinemateca francesa durante dos largos periodos. En diciembre de 2018, recibió el premio Europeo Honorífico a toda su carrera. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.