Gracias a Dios ( 2018) de François Ozon: Ningún niño debería sentirse abrumado por la culpa

La Iglesia católica trató judicialmente de evitar que esta película se estrenase en en febrero de 2017. Es un recordatorio doloroso de que la institución de la iglesia católica está abusando conscientemente de su poder y le gustaría que el público en general no lo supiera, no les impulsa la fortaleza de la fe ni el dogma de la divinidad, sino el temor a perder el poder que tienen sobre sus fervientes seguidores y, en cambio, prefieren esconderse detrás de siglos de existencia para mantener la confianza.

Tal y como asegura su director François Ozon (1968) :  

«La gente a menudo pregunta: ‘¿Crees que el cine puede cambiar el mundo?’ y todos siempre respondieron ‘No’. Pero aquí, sabes, me gusta pensar que quizás cambiemos un poco las cosas. Y esto fue una sorpresa. No imaginé que podrían tener el efecto positivo que ha tenido «.

Gracias a Dios se aparta del estilo habitual del director francés, que apuesta por una narración dramatizada de la historia real de las víctimas de Bernard Preynat, un sacerdote católico en la ciudad de Lyon,  que abusó de decenas de niños durante tres décadas. La predilección sexual de Prenyat por los niños era conocida y encubierta por sus superiores, que estaban más preocupados por defender la reputación de la iglesia frente a una infancia devastada, de las familias rotas y las vidas destrozadas de los sobrevivientes.

Sorprendentemente, incluso después de que Preynat admitiera en cartas de disculpa a los padres que estaba «enfermo» y tenía «un problema con los niños», su diócesis lo protegió y siguió trabajando niños.

Gracias a Dios surgió mientras Ozon buscaba hacer una nueva película sobre tres o cuatro hombres de mediana edad que mostraran sus emociones y su «fragilidad masculina» y tropezó con La libertad política, el sitio web de una asociación creada por las víctimas de Prenyat en las que vertían sus testimonios.

La película, basada en hechos reales, funciona de modo inteligente como un estudio de personajes en tres partes y nos muestra cómo cada hombre lidia con el trauma y  representa las distintas formas en que las personas reaccionan al abuso, y cómo eso sacude su fe.

Gracias a Dios comienza en 2014, cuando Alexandre Guérin ( interpretado por Melvil Poupaud ), de 40 años, un banquero de éxito  y padre de cinco hijos, de Lyon, que asiste a misa y envía a sus hijos a escuelas católicas, se horroriza al descubrir que Preynat, que abusó de él cuando era niño en un campamento de scouts, todavía sigue en contacto con niños.

Alexander escribe a la diócesis y al cardenal superior de la iglesia católica, Philippe Barbarin (François Marthouret ), pidiéndoles que pongan fin a la carrera de sacerdocio de Preynat y que sea expulsado de la iglesia en la que él sigue creyendo.  Alexander tuvo el coraje de revelar su abuso debido a que uno de sus amigos cercanos confesó que el cardenal Preynat (Bernard Verley) lo acosó sexualmente cuando fueron al campamento juvenil.

Su trauma parece encapsulado, habla de su experiencia con voz suave y mirada vacilante, no le mueve la ira hacia sus abusadores sino honestidad. Pero su frustración va creciendo y cada vez más se muestra más indignado, porque la iglesia está decidida a ocultar el asunto y no tomar ninguna medida al respecto. El director cuenta en una entrevista:

“Cuando conocí a Alexandre, vino con un gran archivo con todos los correos que había enviado y las respuestas y me dijo: ‘¿Haz lo que quieras con ellos?’ Empezar a leer y encontrar lo increíble. Al principio, pensé que sería un gran material para una obra de teatro, luego, tal vez, un documental. Entonces me di cuenta de que las víctimas ya habían contactado sus historias a la prensa y que si confiaban en mí era porque yo era director de cine..”

No pasa mucho tiempo antes de que las acciones y el discurso de Alexandre de responsabilizar al cardenal Preynat se abran paso en la comunidad “bienpensante” , que creen que aflorar estos hechos después de tanto tiempo, es un ejercicio estéril y “remover un pasado que perjudica a la congregación”

Poco después, entra en escena François Debord, estupenda interpretación de Denis Ménchoret, es el más exuberante del grupo y el que enciende la chispa de todo el proceso que se desencadenará posteriormente. Le da un nuevo sentido a las acciones que Alexander había realizado, pero que no emprendió ninguna acción legal. La película lo muestra de manera perspicaz  como el líder improvisado, que comienza a manifestarse contra el abuso y genera el impulso necesario para emprender las acciones legales contra la iglesia, por no asumir ninguna responsabilidad en albergar a un sacerdote que se movió con impunidad durante tres décadas. 

Su personaje también enfatiza la necesidad de un sistema de apoyo colectivo, ya que muchas víctimas permanecen en silencio sobrellevando la vergüenza, que les quita el alma. En el momento que François comienza a formar un grupo y emprende acciones contra la iglesia católica, otros cincuenta hombres dan un paso adelante y admiten haber sido abusados ​​por Preynat.

Por último está el brillante Emmanuel Thomassin (Swann Arlaud), quien es el más claramente afectado y traumatizado, al mismo tiempo que ofrece la mejor actuación de la película. Abusa del alcohol , tiene mal genio y no puede conectar con otras personas, carece de una relación estable debido al trauma sufrido y todavía vive en casa con su madre.

El espectador siente una profunda empatía con su historia, porque a medida que el proceso se acerca a su objetivo final, comienza a llenarse de alegría. Ahora tiene un nuevo grupo de amigos y una sensación de libertad que le ayuda a superar su pasado. Quiere ser un faro para todos aquellos que como él, que han vivido con la vergüenza y nunca recibieron ningún tipo de ayuda.

Gracias a Dios de François Ozon, no es diferente a Spotlight (2015) de Tom McCarthy, pero no se centra en el proceso periodístico de investigación, sino que se preocupa por las repercusiones de la fe perdida, cómo la vida interior se ve alterada para siempre por el trauma y las consecuencias de una comunidad que ha hecho la vista gorda frente al abuso. La Iglesia Católica trató de evitar el estreno de la película y casi lo consigue. Cuenta Ozon: 

«Supongo que era ingenuo al pensar que no intentaría evitar que saliera. Hubo una gran tensión sobre el caso judicial y realmente no sabíamos si la película podría lanzarse. La sentencia fue un martes; la película se estrenaba al día siguiente. Solo supimos la decisión judicial  la noche anterior”

Afortunadamente, se pudo estrenar la película que ganó el Premio del Jurado del Festival de Berlín de 2019. Como reconoce el director: 

“Los jueces sopesaron dos principios del derecho francés: la libertad de creación artística y la presunción de inocencia. Decidieron que para esta película, la libertad de creación era más importante y que era de interés público que saliera la película ”, dice Ozon.

El título de esta película es la traducción de la frase francesa «Grâce à Dieu» y es una cita directa de una frase desafortunada del ex arzobispo cardenal Barbarin en una entrevista: «Grâce à Dieu ces faits sont prescrits» («Gracias a Dios, estos actos han prescrito «), que se entendió ampliamente como una expresión su alivio de que el depredador ya no pueda ser procesado.

FICHA TÉCNICA

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.