Joachim Trier: “Creo que el cine es un gran lugar para hacer historias de soledad”

El joven director y guionista noruego, de cuyo cine disfruto enormemente Joachim Trier (1976) nació en Oslo y siendo adolescente se convirtió en un skater superior que comenzó a filmar y producir sus propios videos de skateboarding (al igual que el norteamericano Spike Jonzes). 

Su pasión por la realización cinematográfica lo llevó a estudiar en el European Film College en Ebeltoft ( Escuela Nacional de Cine y Televisión del Reino Unido). Sus películas se centran principalmente en la memoria y la identidad, que él considera como temas esenciales para el cine y ha expresado que los proyectos futuros pertenecerían principalmente a sus intereses personales. 

Su primera película, Reprise de 2006 sigue la historia de dos aspirantes a escritores y su volátil relación. Retratará de forma cercana, realista y tierna el tema de la amistad y la locura unidas con el amor y la pasión por la literatura. 

Su película de 2011 Oslo, el 31 de agosto se estrenó en la sección Un Certain Regard en el Festival de Cine de Cannes 2011. La película inspirada en El fuego fatuo de Louis Malle, a su vez una adaptación de la novela de Pierre Drieu La Rochelle, pero con la ubicación cambiada de París a Oslo, nos refleja esta difícil y etérea frontera que separa la vida de la muerte, las ganas de vivir y las ganas de escapar de la vida, las ganas de pasarlo bien o de, sencillamente, no pasarlo mal. Sin juicios ni veredictos, sin expiación ni remordimiento, es un viaje a ninguna parte. 

Louder Than Bombs de 2015 es su primera película en inglés protagonizada por Jesse Eisenberg, Gabriel Byrne e Isabelle Huppert, tuvo una acogida desigual. Trier nos muestra un relato amargo, atormentado y doliente sobre una familia rota por la muerte de la madre. No sólo habla de la pérdida y de cómo la afronta cada miembro de la familia individualmente, sino que también logra hacer una reflexión muy interesante acerca de la adolescencia y de las relaciones humanas. 

En 2017 presentó en el festival de Sitges, su última película Thelma de 2017 que explora el género de terror y donde ganó el Premio Especial del Jurado como Mejor guión. La película cuenta con una trama donde la religión, los impulsos ligados a la adolescencia, el descubrimiento de la sexualidad y el misterio se entremezclan. 

En 2018 Joachim Trier realizó el documental El otro Munch, dónde se le pide a Karl Ove Knausgaard (1968), renombrado novelista noruego, que organice una exposición del trabajo de su compatriota el pintor y grabador  Edvard Munch (1863-1944)

A través de su serie de novelas autobiográficas como los libros de Min Kamp de seis volúmenes, publicados de 2009 a 2011 y con un total de más de 3.500 páginas, los libros tuvieron un gran éxito. Aunque también causaron mucha controversia, en parte porque el título en noruego del libro, es el mismo que el libro de Hitler Mein Kampf, y en parte porque algunos han sugerido que Knausgård va demasiado lejos al exponer la vida privada de sus amigos y familiares, incluido su padre, ex esposa, tío y abuela. Sin embargo, los libros han recibido críticas casi universalmente favorables, en particular, los dos primeros volúmenes

A través de su trabajo como autor, Knausgård logró fundar la editorial Pelikan y abrir otros campos artísticos, como en 2017, cuando se le encargó que acompañara una exposición sobre el pintor noruego Edvard Munch como curador. 

Este es también el punto de partida para la documentación de los directores Emil y Joachim Trier, quienes, basados ​​en una idea de Knausgård, acompañan el proceso. Los dos cineastas y Knausgård están menos interesados ​​en un proceso creativo, pero más en la cuestión, que también debería ser el tema de la exposición, qué relación tienen los artistas de hoy, las personas del siglo XXI con un artista como Edvard Munch. 

Mientras Emil Trier actúa detrás de la cámara, Joachim Trier, conocido por el público alemán a través de películas antes mencionadas, actúa como un compañero de conversación para Knausgård, un socio que intercede por el valor del arte de Munch, sus posibles interpretaciones y su vida.

Quien es Edvard Munch?

Después de los primeros 15 minutos del documental, debe quedar claro que The Other Munch no es en absoluto una película de museo a secas. Además, de muchos museos, la película lleva al espectador a varias etapas en la vida de Munch

Knausgård y Trier caminan por el lugar de nacimiento del pintor, visitan centros de arte como Stian Grøgaard y la casa de la playa de Munch, donde se crearon una gran parte de sus pinturas conocidas y menos conocidas. Por un lado, los dos hombres buscan huellas, disfrutan del intercambio creativo y siempre encuentran puntos sorprendentes de contacto entre el arte de Munch y sus propias vidas. Knausgård en particular tiene ideas sin precedentes que lo llevan de regreso a su trabajo como autor.

La película ilustra la interacción del arte con el espectador de una manera lúdica, proporciona antecedentes biográficos y demuestra la atemporalidad de una obra como la de Munch, a la que cualquiera puede acceder, libre de cualquier cultura de interpretación. 

Además, las imágenes de la película en sí parecen estar inspiradas en la inmensidad de muchas de las imágenes de Munch. Las escenas cerca de la casa de playa en particular muestran una vista impresionante de este paisaje inspirador, de gran belleza y melancolía. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.