Pier Paolo Pasolini: Poeta maldito, director brillante y un ensayista inagotable

El director de cine, poeta, escritor e intelectual italiano Pier Paolo Pasolini (1922 – 1975), también se distinguió como actor, periodista, novelista, dramaturgo y figura política. Una figura compleja e intensa, considerado uno de los más grandes artistas e intelectuales del siglo XX

Su declarada homosexualidad, siempre estuvo en el centro de su figura pública y la relación entre Pasolini y la religión católica se mantuvo en una delgada línea entre lo espiritual y lo profano. Fue dolorosamente consciente de la recepción incómoda y difícil que tenían sus obras por parte del público, sobre todo en lo concerniente al catolicismo, pero se mantuvo coherente hasta su trágico final.

Culturalmente versátil, fue un observador concienzudo de los cambios que se produjeron en la sociedad italiana desde el segundo período de posguerra, hasta mediados de los años setenta. A menudo generó  fuertes controversias y acalorados debates debido a la naturaleza radical de sus convicciones, pensamientos muy críticos con los hábitos burgueses y la emergente sociedad de consumo. 

Fue extremadamente crítico hacia el Sessantotto ( movimiento social y político que ocurrió a finales de 1968 y dividió profundamente la opinión pública italiana, entre quienes afirman que fue un momento extraordinario de crecimiento civil y quienes argumentaron que fue un triunfo de la estupidez generalizada, que arruinó la sociedad italiana) y sus protagonistas. 

Es muy difícil abarcar la obra como escritor y poeta de éste pensador y filósofo, así que quiero destacar su faceta cinematográfica, en muchos casos indisoluble de su obra escrita 

El joven Pasolini y la poesía 

Pasolini nacía un 5 de Marzo de 1922 en Bolonia, tradicionalmente una de las ciudades más políticamente izquierdistas de Italia. Los Pasolini dell’Onda eran una antigua familia noble de Rávena. Tanto su abuelo Argobasto como su padre Carlo Alberto eran amantes del juego, una pasión que llevaría a la familia a la ruina económica

En 1926, su padre de profesión militar, fue arrestado por deudas de juego, su madre se mudó con los niños a la casa de su familia en la región de Friuli y para hacer frente a las dificultades económicas, la madre reanudó su antigua profesión de maestra. Ese mismo año, su padre Carlo Alberto, persuadido de las virtudes del fascismo, detuvo y luego identificó a Anteo Zamboni como el posible asesino de Benito Mussolini.  

Pasolini comenzó a escribir poemas a la edad de siete años, inspirados en la belleza natural de Casarsa. Una de sus primeras influencias fue la obra de Arthur Rimbaud. Su padre fue trasladado a Idria, la actual Eslovenia y después de varias mudanzas recalaron en la región de Reggio Emilia. Pasolini tuvo dificultades para adaptarse a todas estos traslados, aunque amplió sus lecturas de poesía y literatura (Dostoievski, Tolstoi, Shakespeare, Coleridge, Novalis) y dejó atrás el fervor religioso de sus primeros años. 

En el instituto de Reggio Emilia, conoció a su primer amigo verdadero, Luciano Serra. Los dos se volvieron a encontrar en Bolonia, donde Pasolini pasó siete años completando la escuela secundaria. Aquí cultivó nuevas pasiones, incluido el fútbol y junto con otros amigos, entre ellos Ermes Parini, Franco Farolfi y Elio Meli, formó un grupo dedicado a las discusiones literarias. 

En 1939 Pasolini se graduó e ingresó en la Facultad de Literatura de la Universidad de Bolonia, descubriendo nuevos temas de interés, como la filología y la estética de las artes figurativas, asimismo frecuentaba el club de cine local, donde se interesó por las películas de René Clair. 

Pasolini siempre mostró a sus amigos un exterior viril y fuerte, ocultando totalmente su agitación interior sobre su identidad sexual, participando en las competiciones culturales y deportivas del gobierno fascista. 

En sus poemas de este período, Pasolini comenzó a incluir fragmentos en friulian, una lengua minoritaria que no hablaba, pero que aprendió después de haber comenzado a escribir poesía en ella. 

«Lo aprendí como una especie de acto místico de amor, una especie de felibrismo, como los poetas provenzales»

Pasolini y el Partido Comunista 

En 1942, la familia se refugió en Casarsa, considerada un lugar más tranquilo para esperar la conclusión de la Segunda Guerra Mundial, una decisión común entre las familias militares italianas. Pero, en las semanas previas al armisticio del 8 de septiembre de 1943, Pasolini fue llamado a filas y obligado a alistarse desobedeció la orden de los alemanes y fue encarcelado, pero logró escapar de la deportación disfrazada de granjero y refugiarse de nuevo en Casarsa.

 Pasolini trató de mantenerse al margen de los caóticos acontecimientos históricos que siguieron al armisticio de Italia frente el ejército aliado. A partir de octubre de 1943, él, su madre (Susana) y otros colegas enseñaron a estudiantes que no podían llegar a las escuelas de Pordenone o Udine y decidieron abrir una escuela gratuita en su casa. 

Pier Paolo vivió su primer amor en esos momentos con un alumno adulto y, al mismo tiempo, una joven se enamoró de él la violinista eslovena, Pina Kalc (Josipina Kalc), que había llegado al refugio de Pasolini con su familia. La historia del niño y el amor de Pina por él se entrelazaron dolorosamente complicando esos largos meses que faltaban al final de la guerra. Además, su hermano Guido, de 19 años, se unió al Partido de Acción y fue asesinado en una emboscada por partisanos comunistas, lo que devastó a Pasolini y a su madre. 

Pasolini se graduó de la universidad después de completar una tesis final sobre el trabajo de Giovanni Pascoli (1855–1912), un poeta italiano y erudito clásico. El 26 de enero de 1947, Pasolini había ido evolucionando hacia posiciones más izquierdistas, escribió una declaración que se publicó en la portada del periódico Libertà: 

«Nosotros, por nuestra parte, estamos convencidos de que sólo el comunismo actualmente puede proporcionar una nueva cultura» verdadera «

Generó una gran controversia, en parte debido a que aún no era miembro del Partido Comunista Italiano (PCI), aunque ese mismo año inscribió en el PCI de San Giovanni di Casarsa, del cual se convirtió en secretario en 1949. Durante este período, mientras ocupaba un puesto como profesor en una escuela secundaria, Pasolini se destacó en la sección local del Partido Comunista como un escritor hábil que desafiaba la idea de que el comunismo era contrario a los valores cristianos, a pesar de que el Papa Pío XII había excomulgado a simpatizantes comunistas. 

El 29 de agosto de 1949, Pasolini pagó a tres menores por relaciones de masturbación en el festival de Santa Sabina en Ramoscello y el rumor llegó a los carabinieri de la estación Cordovado, responsables de la zona. La familia de Pasolini intervino y el abogado Bruno Brusini persuadió a las familias de los niños para que no presentaran una queja, ofreciendo una recompensa económica por su silencio.

Pero la investigación continuó y en septiembre de 1949, un juez de San Vito al Tagliamento acusó a Pasolini de «corrupción de menores y actos obscenos en lugares públicos». El 28 de diciembre de 1950 fue absuelto del cargo de corrupción de menores, pero condenado por actos obscenos en un lugar público, aunque posteriormente fue absuelto. Según Pasolini, los demócratas cristianos instigaron todo el asunto para difamar su nombre, como consecuencia de ello fue despedido de su trabajo de maestro  en Valvasone y fue expulsado del Partido Comunista de Udine del partido, «por indignidad moral y política». 

Pasolini en Roma 

Sus padres reaccionaron enojados, la situación en la familia se volvió insostenible y en enero de 1950, Pasolini se mudó a Roma con su madre Susanna para comenzar una nueva vida. Los primeros días en Roma fueron difíciles, en Piazza Costaguti, donde vivía en una habitación alquilada, el joven sentía la urgencia de encontrar un trabajo. Durante tres años, vivió en este suburbio ruinoso, donde los inmigrantes proletarios pobres vivían en condiciones sanitarias y sociales a menudo horrendas.

Gracias a la intervención del poeta de lengua abruzzese, Vittorio Clemente, Pasolini obtuvo un trabajo como profesor en una escuela privada en Ciampino. Tratando siempre a fin de mes, se unió a los sindicatos extras en Cinecittà, se ofreció como corrector de pruebas en un periódico; logró publicar algunos artículos en algunos periódicos católicos y continuó escribiendo las novelas que había comenzado en Friuli.

Después de su amistad con Sandro Penna , quien se convirtió en el amigo inseparable de los paseos nocturnos en el Lungotevere, conoció al joven pintor, Sergio Citti, que lo ayudaría a aprender la jerga romana y el dialecto creando, como Pasolini mismo escribirá, su «diccionario viviente».

Encontró trabajo en los estudios de cine de Cinecittà y vendió sus libros en la «bancarelle» («tiendas de la acera») de Roma. En 1951, con la ayuda del poeta de lengua abruzzese Vittorio Clemente, encontró un trabajo como maestro de escuela secundaria en Ciampino, un suburbio de la capital. Durante los años cincuenta publicó sus dos primeras novelas, pero fue acosado por el gobierno italiano por la demanda por obscenidad y aunque fue de nuevo exonerado se convirtió en blanco de insinuaciones, especialmente en la prensa sensacionalista. 

En 1957, junto con Sergio Citti, Pasolini colaboró ​​en la película de Federico Fellini, Le notti di Cabiria, escribiendo diálogos para las partes del dialecto romano. Fellini también le pidió que trabajara en el diálogo para algunos episodios de La dolce vita. El 19 de diciembre de 1958 muere su padre, Carlo Alberto y el acontecimiento coincide con una crisis en la relación de Pasolini con la comunidad intelectual, sancionada por el traumático final de la revista Officina y el consiguiente compromiso de Pasolini en el cine, con una reducción de su producción literaria

Su primera película como director y guionista fue Accattone en 1961, ambientada en los barrios marginales de Roma, una historia de proxenetas, prostitutas y ladrones que contrastaba con las reformas económicas de la posguerra en Italia. Aunque Pasolini intentó distanciarse del neorrealismo, la película se considera una especie de segundo neorrealismo. La película despertó controversia y escándalo y se convirtió en la primera película italiana en obtener una prohibición de menores de 18 años

En 1962 Pasolini realizó su segunda película la magnífica Mamma Roma con Anna Magnani como protagonista. Pier Paolo Pasolini da rienda suelta aquí a muchas de sus obsesiones, elementos que aparecen tanto en su producción literaria como cinematográfica. Una particular visión del cristianismo, adscrita a sus inquietudes marxistas, que influye de forma trascendental en el devenir de los personajes. En el estreno de la película en el cine Quattro Fontane (Roma, 1962), el director Pier Paolo Pasolini fue atacado por fascistas que protestaron contra la película.

En 1963, realiza el episodio La ricotta, incluido en la película de antología RoGoPaG, fue censurado y Pasolini fue juzgado por «ofensa al estado y la religión italianos». Durante este período, Pasolini viajaba con frecuencia al extranjero: en 1961, con Elsa Morante y Alberto Moravia a la India (a la que fue nuevamente siete años más tarde); en 1962 a Sudán y Kenia; en 1963, a Ghana, Nigeria, Guinea, Jordania e Israel (donde filmó el documental Sopralluoghi in Palestina). 

En marzo de 1968 se publicó su  novela Teorema, que luego se transformaría en la película del mismo nombre, rodada en la primavera del mismo año. La película se presentó en el Festival de Venecia y  Jean Renoir, le diría a un reportero : En cada imagen, cada escena se siente la agitación de una artista

El legado de Pasolini

Pasolini estaba particularmente preocupado por la clase social del proletariado, que retrató en Accattone, y a la que se sentía atraído tanto humana como artísticamente. Observó que el tipo de pureza que percibía en la cultura popular preindustrial se estaba desvaneciendo rápidamente, un proceso que denominó «la desaparición de las luciérnagas». 

La alegría de vivir de los niños se estaba reemplazando rápidamente por ambiciones más burguesas, como una casa y una familia. Criticó a los izquierdistas que tenían un «odio tradicional y nunca admitido contra el lumpen proletariado y poblaciones pobres»: en 1958 instó al Partido Comunista a convertirse en «el partido de los pobres». 

La postura de Pasolini encuentra sus raíces en la creencia de que se estaba produciendo un cambio copernicano en la sociedad italiana y en el mundo. En relación con esa idea, Pasolini también fue un ardiente crítico del consumismo, que según él, había destruido rápidamente a la sociedad italiana desde mediados de los sesenta hasta principios de los setenta. 

Describió las escenas de coprofagia en Salò, o los 120 días de Sodoma,  como una denuncia sobre la industria de alimentos procesados. Tal como él lo vio, la sociedad de consumismo («neocapitalismo») y el nuevo fascismo expandieron así una alienación / homogeneización y centralización que el antiguo fascismo clerical no había logrado, lo que provocó un cambio antropológico. 

Ese cambio está relacionado con la pérdida del humanismo y la expansión de la productividad como elemento central de la condición humana, que despreciaba. Encontró que la «nueva cultura» era degradante y vulgar. En una entrevista, dijo: 

«Odio con particular vehemencia el poder actual, el poder de 1975, que es un poder que manipula los cuerpos de una manera horrible; una manipulación que no tiene nada que envidiar a la realizada por Himmler o Hitler»

Sigue siendo un personaje controvertido en Italia debido a su estilo contundente y el enfoque de algunas de sus obras sobre asuntos sexuales tabú, pero es una figura importante establecida en la literatura europea y las artes cinematográficas. Su asesinato provocó una protesta en Italia y sus circunstancias siguen siendo un tema de debate acalorado. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.