Eric Rohmer: La magia del Gran Momo

Eric Rohmer (1920-2010) está considerado como uno de los directores más importantes de la historia cinematográfica francesa y hoy se cumple el centenario de su nacimiento. Realizó un total de veintitrés largometrajes que constituyen un trabajo atípico y personal, organizados en tres ciclos: cuentos morales , comedias y proverbios y cuentos de las cuatro estaciones . 

Considerado junto con Jean-Luc Godard , François Truffaut , Claude Chabrol y Jacques Rivette como una de las principales figuras de la Nouvelle Vague, obtuvo en 2001 en el Festival de Cine de Venecia un León de oro para toda su carrera .

El director francés, nacía como Maurice Schérez en Tulle en Corrèze un 21 de Marzo. Desde su infancia, ya era un gran lector y apreciaba especialmente a Julio Verne, la condesa de Ségur o incluso a Erckmann-Chatrian. También desarrolló su talento para el dibujo, la pintura y especialmente el teatro. En mayo de 1940, Maurice Schérez fue movilizado en el ejército francés, pero no fue al frente. Liberado de sus obligaciones militares, se mudó a Clermont-Ferrand, donde sus padres se establecieron en 1939 y estudió literatura clásica en la universidad y finalmente se estableció en París. 

Rohmer comenzó a asistir a proyecciones en la Cinémathèque Française d’Henri Langlois, donde conoció y se hizo amigo de Jean-Luc Godard, François Truffaut, Claude Chabrol, Jacques Rivette y otros miembros de la Nouvelle Vague francesa. Rohmer nunca había estado muy interesado en el cine y siempre prefirió la literatura, pero pronto se convirtió en un apasionado de las películas y pasó del periodismo a la crítica cinematográfica.

La creación de Cahiers du cinéma

En ese momento, tenía ambiciones literarias y escribió algunos cuentos antes de escribir en 1944 su primera y única novela, publicada en 1946 bajo el seudónimo de Gilbert Cordier, aunque el libro no tuvo éxito. Truffaut y Rohmer se conocieron (según la biografía de Truffaut de Antoine de Baecque y Serge Toubiana) en el verano de 1949, cuando Rohmer tenía veintinueve años y Truffaut tenía diecisiete. Rohmer, que todavía era Maurice Schérer, era entonces un profesor de francés, un novelista publicado, un crítico de cine influyente, entre cuyas obras notables, está su colección de ensayos El gusto por la belleza. Para Rohmer: 

“Lo esencial del cine no es el lenguaje, sino el ser. La misión del cine no consiste en decir de otro modo lo que las otras artes ya han dicho, sino en decir otra cosa con sus propios medios” 

Al igual que sus compañeros de New Wave, Éric Rohmer comenzó su carrera cinematográfica como crítico y siendo líder del Ciné-Club du Quartier Latin, que era  un lugar de encuentro clave para aquellos que harían la Nouvelle Vague.  Rohmer publicó las primeras obras críticas del joven Truffaut en 1950, en su breve pero crucial Gazette du Cinéma

Según los biógrafos de Truffaut, Rohmer, Truffaut y Jacques Rivette formaron el trío clave que encabezó el movimiento en Cahiers que se convertiría en la Nouvelle Vague, Jean-Luc Godard, el primero del grupo en escribir para la revista, estaba en Suiza en el tiempo y no regresó a París hasta 1956. Truffaut, el más joven del grupo, era su líder práctico; Rivette fue su creador de gustos; Rohmer fue su teórico. 

El único del grupo que tuvo una educación formal sustancial, estaba profundamente arraigado en las artes modernas y, a través de sus escritos y su influencia personal, defendió el cine y, en particular, lo mejor de El cine de Hollywood: como un aspecto crucial de la modernidad y, de hecho, como la forma de arte moderno por excelencia. Y uno que está construido, naturalmente, sobre el poderoso edificio de la cultura artística que lo precedió.

Dentro del grupo de futuros directores de la Nouvelle Vague, Maurice Schérez era como un hermano mayor. De hecho, era diez años mayor que Godard y Chabrol y doce años mayor que Truffaut. Sus amigos lo apodaban «el gran Momo«, abreviatura de Maurice, y como «le grand Momo» porque era muy alto

Esta es una razón por la que las películas de Rohmer parecen más ligeras de lo que son: Rohmer entendió que el cine era la punta del iceberg artístico de la historia o la cima de su árbol, lo que sugiere todo de lo que crece y está conectado, y llega más arriba. Practicó, como Truffaut también  haría de una manera diferente, un arte de la insinuación, de expresión personal a través de alusiones y sugerencias. Aquí está, escribiendo en 1949:

“¡Qué extraño es proclamar a Chaplin como el genio más auténtico del cine! Saludemos a Murnau, Stroheim o Dreyer como nuestros verdaderos maestros. Tenga cuidado con todos los guiños a la audiencia, la búsqueda astuta de complicidad, de todas las llamadas, incluso discretas, de lástima. Debemos aprender a mantener nuestra distancia”

Los inicios cinematográficos de Eric Rohmer 

Rohmer fue muy reservado sobre su vida privada y a menudo daba diferentes fechas de nacimiento a los periodistas. Creó su pseudónimo cinematográfico con los nombres de dos artistas famosos: el actor y director Erich von Stroheim y el escritor Sax Rohmer, autor de la serie Fu Manchu.

El Gran Momo fue editor en jefe de la revista de 1957 a 1963, junto con André Bazin y Jacques Doniol-Valcroze, aunque muy pronto, Rohmer buscó pasar a la dirección y en la década de 1950 realizó numerosos cortometrajes como El diario de un sinvergüenza en 1950, Presentación de Charlotte y su filete en 1951 (con Jean-Luc Godard), no estuvieron sonorizados hasta 1960 con las voces de Anna Karina, Jean-Luc Godard y Stéphane Audran, Bérénice en 1954 y La Sonate à Kreutzer (con Jean-Luc Godard y Jean-Claude Brialy ) en 1956.

Incluso pudo hacer su primer largometraje Le Signe du Lion en 1959 , con el apoyo financiero de Claude Chabrol, aunque tuvo que esperar hasta 1962 para que su película fuera distribuida y fue un gran fracaso comercial, a diferencia de las películas dirigidas por Claude Chabrol , François Truffaut y Jean-Luc Godard, sus primeros trabajos no tuvieron éxito. 

Desde la línea editorial trató de establecer una cierta apertura en las publicaciones de la revista, pero finalmente se vio obligado a renunciar en 1963 y dejar su lugar a Jacques Rivette. Después de su expulsión de Cahiers du cinema, trabajó para la televisión haciendo programas escolares y realizando varios documentales. En particular, dirigió programas literarios sobre Miguel de Cervantes, Edgar Allan Poe, Jean de La Bruyère, Blaise Pascal y Victor Hugo para una serie titulada En profil dans le texte, también un programa sobre Carl Theodor Dreyer y otro sobre las relaciones entre cine y otras artes titulado Le Celluloïd et le Marbre, para la série Cinéastes de notre temps 

En 1964, para la filmación del cortometraje Nadja en París , que retrata a un estudiante estadounidense que descubre París, comienza a trabajar con el director de fotografía Néstor Almendros. Su colaboración se prolongó hasta principios de la década de 1980. 

Los cuentos morales de Eric Rohmer 

Con la ayuda de Barbet Schroeder, realizó los dos primeros mediometrajes de la serie Cuentos Morales : La Boulangère de Monceau  y La Carrera de Suzanne, como aficionado. Las películas se filmaron en 16  mm con una cámara Beaulieu que se podía enrollar en la mano. Para distribuir estas películas, Barbet Schroeder creó con Rohmer y Pierre Cottrell la compañía Les Films du Losange. Aunque estas dos primeras obras solo se distribuyeron en 1974. 

Los Cuentos Morales se caracterizan por su unidad temática: un personaje masculino que está tentado a apartarse de sus principios o sus deseos, pero cada vez, más por casualidad que por su voluntad, termina adoptando un comportamiento de acuerdo con sus principios.

A las mencionadas anteriormente, le siguieron La Coleccionista (1967), que supuso su primer éxito. Posteriormente ganó notoriedad internacional con las siguientes tres películas: Ma nuit chez Maud (1969), Le Genou de Claire (1970) y El amor de la tarde ( 1972).

Para Rohmer, la expresión «cuento moral» debe entenderse en el sentido literario del término: 

«Desde el punto de vista de la literatura, el moralista es el que antes estudió modales y personajes. Visto desde este ángulo, mis películas abordan ciertos estados de ánimo. Para m los cuentos morales son la historia de personajes a los que les gusta analizar sus pensamientos y sus estados de ánimo «

Comedias y Proverbios de Eric Rohmer 

Durante la década de 1980, después de dos adaptaciones de obras literarias al teatro: La Marquise d’O y Perceval le Gallois, produjo las seis películas en el ciclo Comedias y Proverbios. Al comienzo de la década, fundó una segunda compañía de producción, La Compagnie Éric Rohmer. Esta segunda compañía producía  sus películas exclusivamente, mientras que Les Films du Losange lo hacía con películas de otros directores. Esta situación de dió a Rohmer una mayor independencia y a partir de esa fecha, varias de sus películas fueron coproducidas por ambas.

En 1981, inauguró la serie Comedias y proverbios con La mujer del aviador . En esta serie, cada película ilustra una oración extraída de la sabiduría popular, inventada para las necesidades de la causa si es necesario. El propio Rohmer dice que el proverbio llega al final, pero que las películas no se basan realmente en los proverbios, puede ser tan solo la última palabra 

Mientras que en Los cuentos morales, la historia siempre se filma desde el punto de vista de un hombre, las películas en el ciclo de Comedias y proverbios se centran en personajes femeninos. 

Después del éxito de Noches de luna llena (1984) Rohmer buscó regresar a un cine más amateur y supervisar a un equipo técnico reducido y joven. Desde ese momento, dejó de trabajar con su director de fotografía Néstor Almendros y se rodeó de técnicos más jóvenes y novatos en el oficio 

El rayo verde es una película rodada en condiciones muy cercanas al amateurismo. Fue filmado en 16  mm con un presupuesto de 600,000 francos y un equipo técnico extremadamente ligero. Mientras Rohmer está acostumbrado a escribir sus diálogos con precisión, esta vez decide dejar espacio para la improvisación de los actores. La película termina con una toma de un rayo verde .

Es muy raro poder observar este fenómeno y Rohmer se opone a la idea de utilizar un efecto especial. No tuvo la oportunidad de filmar este rayo verde en el mismo rodaje de la película. El plan finalmente fue filmado en Canarias, siete meses después del final de la filmación, por Philippe Demard. La película obtuvo el León de Oro en el Festival Internacional de cine de Venecia . Rohmer, posteriormente, filmó Las cuatro aventuras de Reinette y Mirabelle y El amigo de mi amiga, la última de esta serie de Comedias y proverbios .

Los cuentos de las cuatro estaciones 

En la década de los noventa, el cineasta continuó su exploración de juegos y oportunidades románticas. A diferencia de la serie de cuentos morales,  en los Cuentos de las cuatro estaciones no hay un modelo predefinido para los vínculos entre las cuatro películas. Comienza con su Cuento de Primavera en 1991, donde el director explora la ambigüedad e imprevisibilidad de las relaciones humanas. La segunda entrega es Cuentos de Invierno de 1992,  que en el Festival de Berlín obtuvo el premio FIPRESCI y una mención especial del Jurado Ecuménico, que reflexiona sobre la fuerza del primer amor y del amor verdadero, exaltando su búsqueda y protección más allá de la razón.

Escrita y dirigida por Eric Rohmer, Cuentos de verano (1996) es la tercera obra de Las cuatros estaciones. La película narra las relaciones de amistad y de aproximación al amor de unos adolescentes que juegan a mayores, entre inseguridades, dudas, inquietudes, inexperiencia, curiosidad y temor al fracaso. La última entrega de ésta serie es Cuentos de otoño (1998), tal vez su mejor obra, con el que ganó el premio al mejor guión del Festival Internacional de cine de Venecia. El film analiza tres modos diferentes de entender la vida y de enfocar la gestión de la misma. Por un lado está la filosofía de quien confía en la libre acción de la naturaleza y en el juego caprichoso del azar. Por otro lado está la manipulación, el engaño y la maquinación, que tratan de conseguir los propósitos mediante intervenciones orientadas al efecto. Por último está el recurso ingenuo y fantasioso de la quimera, que apuesta por lo imposible

Las películas de Rohmer se concentran en protagonistas inteligentes y ordenados que a menudo no son capaces de aceptar sus deseos. La contradicción entre lo que dicen y lo que hacen alimenta gran parte del drama en sus películas, en las que evitó la música extradiegética, aquella que no proviene de fuentes de sonido en pantalla, que la veía como una violación de la cuarta pared. 

También en sus películas nos mostró a sus personajes yendo de un lugar a otro, caminando, conduciendo, montando en bicicleta o viajando en un tren, involucrando al espectador en la idea de que parte del día de cada individuo implica un viaje cotidiano. 

Rohmer solía poblar sus películas con personas de veintitantos años y los escenarios suelen estar en playas agradables y centros turísticos populares, películas que están inmersas en un ambiente de luz solar brillante, cielos azules, hierba verde, playas de arena y aguas cristalinas. Según explicó :

«a veces la gente me pregunta por qué la mayoría de los personajes principales de mis películas son jóvenes. No me siento a gusto con las personas mayores … No puedo convencer a las personas mayores de 40 años para que hablen convincentemente» 

Los personajes del director participan en largas conversaciones, en su mayoría sobre las relaciones entre hombres y mujeres, pero también sobre cuestiones mundanas, como tratar de encontrar un lugar de vacaciones. Hay digresiones ocasionales de los protagonistas sobre literatura y filosofía, ya que la mayoría de los personajes de Rohmer son de clase media y universitarios, su deseo era  ver:

«los pensamientos en lugar de las acciones», tratando «menos con lo que las personas hacen, que con lo que está sucediendo en sus mentes mientras lo están haciendo».

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.