Douglas Sirk: Un maestro de la ironía con formato de melodrama

Quiero dedicar un pequeño homenaje al director de cine alemán, Douglas Sirk (1897 – 1987) más conocido por los grandes melodramas que dirigió en Hollywood durante la década de los años cincuenta. 

Los melodramas de Sirk de la década de 1950, aunque tuvieron un gran éxito comercial, generalmente fueron muy mal recibidos por la crítica cinematográfica. Sus películas fueron consideradas poco importantes, porque giraban en torno a cuestiones femeninas y domésticas, banales, debido a su enfoque en sentimientos más grandes que la vida y poco realistas, debido a su estilo llamativo y vistoso. Los críticos consideraron que su manera de hacer, a menudo melodramática, era de mal gusto.

Las críticas hacia las películas de Sirk cambiaron drásticamente a medida que su trabajo fue reexaminado por críticos franceses, estadounidenses y británicos. La importante reevaluación crítica de Sirk comenzó en Francia con el número de abril de 1967 de Cahiers du cinéma. También el destacado crítico estadounidense Andrew Sarris elogió a Sirk en su libro de 1968 The American Cinema: Directors and Directions 1929–1968. Alrededor de 1970 hubo un creciente interés entre los académicos de cine por el trabajo de Sirk, especialmente sus melodramas estadounidenses. El trabajo fundamental en este campo fue la larga entrevista de Jon Halliday, Sirk on Sirk (1971) que presentó a Sirk como:

 «… un intelectual sofisticado, un cineasta que llegó a Hollywood con una visión muy clara, dejando atrás una carrera establecida. en teatro y cine alemanes «.

Los análisis del trabajo de Sirk, con su énfasis en aspectos del estilo anteriormente criticado, revelaron una afilada crítica de la sociedad estadounidense oculta bajo una fachada banal de trama convencional para la época: las películas de Sirk ahora se veían como obras maestras de la ironía. 

La crítica de los años setenta y principios de los ochenta estuvo dominada por una interpretación ideológica del trabajo de Sirk, que cambió gradualmente de visiones inspiradas en el marxismo a principios de los setenta, a un enfoque de género y la sexualidad a fines de los setenta y principios de los ochenta. 

Los comienzos de Douglas Sirk en Alemania 

Nació como  Hans Detlef Sierck en Hamburgo, de origen danés; su padre era periodista de un periódico y pasó algunos años en Dinamarca cuando era niño, antes de que sus padres volvieran a Alemania y obtuvieran la nacionalidad. 

Sirk descubrió el teatro en la adolescencia, en particular las obras de Shakespeare, comenzando a frecuentar el cine, donde se encontró por primera vez con lo que más tarde describió como » “dramas of swollen emotions” con personajes de exageración melodramática.  Una de sus primeras favoritas en la pantalla fue la actriz danesa Asta Nielsen .

En 1919, se matriculó para estudiar derecho en la Universidad de Munich, pero dejó la ciudad después del colapso violento de una República Soviética Bávara de corta vida. Sirk se trasladó a la Universidad de Hamburgo, donde cambió sus estudios a la filosofía y la historia del arte. Entre períodos en la universidad, comenzó a escribir para el periódico de su padre, no mucho antes de que su padre se convirtiera en director de una escuela.

Una influencia importante en este período fue el historiador de arte Erwin Panofsky, Sirk fue un miembro selecto del grupo de seminarios de Panofsky durante un semestre y escribió un gran ensayo para él sobre la relación entre la pintura alemana medieval y las piezas de misterio; en su entrevista de 1971 con John Halliday, Sirk declaró: 

  «Le debo mucho a Panofsky»

 Para mantenerse mientras estudiaba, Sirk comenzó a trabajar como dramaturgo en el Deutsches Schauspielhaus en Hamburgo. En 1922, sustituyendo a un director que se había enfermado, Sirk dirigió su primera producción, la obra de Hermann Bossdorf Bahnmeister Tod («Stationmaster Death»), que se convirtió en un éxito sorpresa, y desde ese momento vivió enamorado del teatro.

El gerente de Schauspielhaus, el Dr. Paul Eger, le ofreció convertirse en primer director en Chemnitz en Sajonia, resultó ser un bautismo de fuego para el nuevo director, aunque la compañía comenzó con obras clásicas de Molière, Buchner y Strindberg, la temporada se alteró cuando el principal financiero y gerente del teatro desapareció durante la noche, forzando al elenco a formar un colectivo para mantener el teatro en marcha, y el programa pronto cambió abandonó los clásico a comedias y melodramas, «obras para hacer dinero». 

Aunque Sirk más tarde recordó el período como «un tiempo bastante terrible», fue aquí donde aprendió su oficio, y cómo manejar a los actores en «las circunstancias más difíciles». Con su primera esposa, la actriz Lydia Brincken, Sirk tuvo un hijo, Klaus Detlef Sierck (1925-1944). Su ex esposa se unió al partido nazi y debido a la circunstancia de que Sirk volvió a casarse con la actriz judía Hilde Jary fue capaz de prohibirle legalmente ver a su hijo, que se convirtió en uno de los principales actores infantiles de la Alemania nazi. Murió como soldado en el frente de Ucrania durante la Segunda Guerra mundial sin volver a ver a su padre. 

En la década de 1930, Sirk se unió a los estudios UFA (Universum Film AG) en 1934, donde dirigió tres cortometrajes, seguido de su primer largometraje, No empieces nada en Abril (1935), que fue filmado en dos versiones lingüísticas (en holandés y en alemán). Sus exóticos melodramas La golondrina cautiva y La Habanera hicieron de la cantante sueca Zarah Leander una estrella del cine nazi.

El nacimiento de Douglas Sirk en Hollywood

En 1937 Douglas Sirk dejó Alemania debido a sus inclinaciones políticas y a que su segunda esposa era judía y se marchó a París, para después rodar en Holanda  Little Rascal, película que no llegó a ver en el estreno, pués huyó a EE.UU antes de su edición.

Al llegar a los Estados Unidos, pronto cambió su nombre alemán, a Douglas Sirk y en 1942 fue contratado por Columbia Pictures como escritor, pero pronto se alineó con un grupo de emigrantes alemanes para hacer dos producciones independientes. El primero fue Hitler’s Madman (1943), un eficaz thriller de bajo presupuesto sobre el comandante de la Gestapo Reinhard Heydrich, interpretado por John Carradine y que fue distribuido por Metro Goldwyn Mayer 

La segunda, Extraña confesión (1944), fue una adaptación emotiva de la única novela completa de Anton Chekhov, The Shooting Party, con George Sanders y Linda Darnell. 

Con Columbia Douglas Sirk continuó haciendo películas B y les puso su propio sello. Pacto tenebroso (1948) fue una elegante película noir que recuerda a Gaslight (1944), donde Don Ameche trata de volver loca a su esposa interpretada por Claudette Colbert. 

Otra película destacable de éste periodo fue Más fuerte que la ley de 1949 un noir escrita por Samuel Fuller y Helen Deutsch, donde exploró el lado oscuro de la naturaleza humana. Griff Marat (interpretado por Cornel Wilde), hijo de inmigrantes italianos, es un eficiente y estricto funcionario judicial encargado de la tutela de convictos en situación de libertad provisional. Jenny Marsh (interpretado por Patricia Knight), una joven que ha pasado 5 años en prisión por asesinato es puesta bajo su custodia. 

La relación entre los dos deriva gradualmente en amor y propósitos de matrimonio, pero sus planes se ven obstaculizados por las interferencias del antiguo amante de Jenny, un empresario de apuestas ilegales Harry Wesson (interpretado John Baragrey). Griff es un riguroso cumplidor de la ley, trabaja con diligencia y empeño y trata de ayudar a sus pupilos tanto como puede. Jenny es elegante, inteligente, desea conseguir cuanto antes la libertad plena, pero se siente deudora de los favores y atenciones que ha recibido y recibe de Harry.  El guión, de Sam Fuller es realista, sincero y crítico. Con él se siente identificado el director que mostró su disconformidad con los cambios que introdujo Helen Deutsch por cuenta de la productora, en especial, en lo que respecta al final. Pese a ello, la historia contiene un atinado sentido crítico. 

Douglas Sirk en Estudios Universal 

Cuando terminó su contrato con Columbia, firmó con Estudios Universal donde durante una década realizó sus melodramas más famosos. Sin embargo, sus primeros esfuerzos para el estudio dieron pocos éxitos de taquilla. 

En 1953 llegó Su gran deseo una película de época de principios del siglo XX, protagonizada por Richard Carlson y Barbara Stanwyck, donde Sirk presentó los elementos melodramáticos característicos, en una historia con una convicción y desarrollo poco común para el género. 

En el siguiente proyecto de Sirk, Magnificent Obsession (1954), se encuentra entre el grupo de películas en las que se basó su reputación como cineasta de alto nivel. Jane Wyman encarnó a una mujer rica que perdió la vista en un accidente automovilístico, mientras intentaba esquivar a un playboy disoluto y engreído (interpretado por Rock Hudson) y que fue indirectamente responsable de la muerte de su esposo. 

Después de una transformación moral, el playboy asiste a la escuela de medicina para aprender cómo restaurar su visión. Esa emotiva historia, le proporcionó a Sirk un amplio lienzo sobre el cual realizar su elegante visión Technicolor del melodrama. Constituye un remake de la excelente versión de la historia dirigida por John Stahl de 1935.  Magnificent Obsession no solo transformó a Sirk en un director financiable, sino que también obtuvo una nominación al Oscar de Mejor Actriz por Wyman e hizo de Hudson una estrella.

Posteriormente, los críticos elogiarían esa película y los melodramas posteriores de Sirk por su estilo visual autorreflexivo irónico y su puesta en escena que, al resaltar de manera llamativa las posesiones materiales, enfatizó el vacío de la obsesión estadounidense con el consumismo durante la década de 1950 .

Con la brillante película Sólo el cielo lo sabe (1955), Sirk nuevamente encontró su espacio para expresar sus críticas sobre la estrechez de miras de la clase media americana. La película centra su  atención en la vida de Cary Scott (Jane Wyman), viuda reciente, de posición acomodada, de mediana edad, madre de un hijo (Ned) y una hija (Kay) de entre 18 y 20 años. Acostumbrada a vivir a la sombra de un marido dominante, que se encuentra sumergida en la soledad y en el pasado, sale poco de casa y no tiene aficiones activas. Su única relación es con un joven jardinero, interpretado por Rod Hudson, entre los que surge una relación a la que se opone todo su entorno 

Escrito en el viento de 1956, es posiblemente la obra maestra de Sirk. La actriz Dorothy Malone ganó el Oscar a la mejor actriz de reparto por su actuación como una mujer sexualmente desinhibida que odia a su familia adinerada, y Robert Stack (como su hermano playboy) fue nominada al mejor actor de reparto.

Tiempo de amar, tiempo de morir (1958), una hermosa y desesperanzada historia de amor historia durante la Segunda Guerra Mundial basada en la novela homónima de Erich Maria Remarque. La acción dramática tiene lugar a comienzos de la primavera de 1944, en el frente ruso de Alemania (sin mayores especificaciones) y en la pequeña localidad germana de Werden (Renania del Norte-Westfalia), durante algo más de un mes, con especial referencia a los 21 días de permiso del soldado Ernst Graeber (John Gavin). 

Se encuentra inesperadamente con Elizabeth (Liselotte Pulver), hija única, de 20 años, del médico de cabecera de su familia, el Dr. Krause. Ella es de carácter fuerte, tiene gran sentido de la dignidad y del amor propio, trabaja en una planta de confección de uniformes militares, se encuentra sola y vive preocupada por su padre, deportado a un campo de concentración y condenado a trabajos forzados por haber manifestado que pensaba que Alemania no podía ganar la guerra. Ambos se enamoran, pero Graeber deberá volver al frente. 

La película Imitacion a la vida (1959), fue la última de las demostraciones melodramáticas de Douglas Sirk . Se basó en una novela de Fannie Hurst que había sido filmada anteriormente (1934) por John M. Stahl. La versión de Sirk fue protagonizada por Lana Turner como una actriz y madre una hija ( Sandra Dee ) que es criada, prácticamente, por su ama de llaves afroamericana (Juanita Moore ), que está muy angustiada por los esfuerzos de su propia hija (Susan Kohner) que intenta hacerse pasar por una mujer blanca, gracias al tono claro de su piel. Tanto Moore como Kohner recibieron nominaciones al Oscar a la mejor actriz de reparto, y la película fue uno de los mayores éxitos comerciales del año.

A pesar de sus últimos éxitos y cuando comenzó la caza de brujas en Hollywood regresó a su Alemania natal, para recuperar aquella libertad que le fue negada en Estados unidos. Sin embargo, en 1959 todavía quedaban demasiados vestigios de la antigua mentalidad nazi y sus propuestas temáticas  fueron consideradas “demasiado revolucionarias” para ser llevadas al cine se retiró del cine.

Murió en Lugano , Suiza , casi treinta años después, con solo un breve regreso detrás de la cámara en Alemania en la década de 1970, enseñando en la escuela de cine, Hochschule für Fernsehen und Film, en Munich.

El crítico de cine Roger Ebert, dijo de su cine : 

«Para apreciar una película como Escrito en el viento probablemente se necesita más sofisticación para entenderla, que cualquiera de las obras maestras de Ingmar Bergman, porque los temas de Bergman son visibles y subrayados, mientras que con Sirk el estilo oculta el mensaje «

La reputación de Sirk creció enormemente ayudada por una nostalgia generalizada de las películas clásicas de Hollywood, en la década de 1970. Su trabajo ahora se valora, por mostrar un excelente control de las imágenes, que se extiende desde la iluminación, el encuadre y aquellos conjuntos que están saturados de simbolismo y recorridos por sutiles pinceladas de ironía.

Sirk emergió como el intelectual que era, con una comprensión de los movimientos modernistas, por su educación en arte y su participación en la producción teatral y el cine en Alemania en los años veinte y treinta. Sirk aportó estas ideas sobre su compromiso con la cultura estadounidense en Hollywood, donde se le atribuye la historización de un género entonces degradado críticamente: el melodrama familiar. El cine de Sirk ocupa un lugar clave en el desarrollo de los estudios cinematográficos de la década de 1960.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.