«Las Noches de Cabiria» de 1957 dirigida por Federico Fellini

Las Noches de Cabiria de 1957 dirigida por Federico Fellini, está considerada su última película perteneciente al neorrealismo italiano, realizada a modo de denuncia social, sobre las condiciones de vida de una gran parte de la sociedad italiana después de la Segunda Guerra Mundial y que se prolongó durante los años cincuenta. 

 Tal vez, en ninguna otra película, salvo en La Strada , Fellini consiguió captar la realidad de un modo tan poético y desgarrador. Otras características del neorrealismo que convergen en ésta película son: la crónica de la cotidaneidad, la descripción de la realidad casi en formato documental, escenarios naturales con una mínima iluminación, actores no reconocidos que, en muchas ocasiones se interpretan a sí mismos y como elemento central de la historia se recupera el la figura de la mujer y sus dificultades para sobrevivir.

 Maria «Cabiria» Ceccarelli, es una prostituta que ejerce en uno de los barrios más pobres de Roma, cerca de las Termas de Caracalla en las afueras de la ciudad. Giulietta Masina, interpretó a Cabiria, una mujer menuda e indefensa, llena de bondad y demasiado ingenua para el cruel entorno en el que vive. Al igual que con Gersomina, Masina nos conmueve con su personaje y Cabiria demuestra una convicción irreductible, en su intento de conseguir el verdadero amor. Busca desesperadamente a un hombre que la aparte de la calle y a quién pueda entregar todo su afecto. Tal vez por ello, unido a su sencillez y credulidad, será objeto de repetidos abusos que la harán fracasar una y otra vez en su empeño.

 Cabiria representa la bondad y la generosidad de un ser que solo ha recibido deslealtad, desapego y olvido, pero que nunca ha perdido la esperanza de encontrar su oportunidad para ser feliz. Para ello se encomienda a San Antonio, que tampoco será de gran ayuda, pero la fortaleza de Cabiria radica en su capacidad de creer en el ser humano y de su redención , sea cual sea su condición y pecado.

 De nuevo nos encontramos con una fructífera colaboración en el guión, que fue una adaptación de la novela de Maria Molinari, realizada por el propio Federico Fellini, Ennio Flaiano y Tullio Pinelli, con diálogos adicionales de Pier Paolo Pasolini. 

 Una vez más Nino Rota nos acompaña con una banda sonora inolvidable, extrañamente alegre y a ritmo de Mambo.

FICHA TÉCNICA

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.