"Roma a las 11" de 1952 dirigida por Giuseppe De Santis

¿Porqué piden en el anuncio “bellisima joven” para ser mecanógrafa? ¿ Acaso las feas tenemos que morirnos de hambre? Mujer buscando trabajo 

En Cine hasta el amanecer, volvemos al cine con mayúsculas del neorrealismo italiano, esta vez de la mano de Giuseppe Di Santis, con una película basada en hechos reales, “Roma a las 11 “. En el verano de 1951, alrededor de 200 mujeres, quedaron atrapadas en el derrumbe de una escalera interior de un edificio de la vía Savoia de Roma. Más de sesenta de ellas tuvieron que ser hospitalizadas con heridas de distinta gravedad y una falleció a causa del accidente.


La aglomeración en la escalera de un antiguo edificio, se produjo en respuesta a un anuncio de prensa, donde se solicitaba a una chica, para un puesto de mecanógrafa en una pequeña compañía. Giuseppe Di Santis, entendió que era una historia perfecta para reflejar el sufrimiento de las mujeres en tiempos de postguerra, expuestas a las penurias propias y de sus familias, a manos de hombres sin escrúpulos, deseosos de sacar provecho de su parcela de poder. 

Al igual que en “Arroz Amargo” , el director plantea la película en dos partes bien diferenciadas. En la primera nos retrata el mundo femenino, sus sueños rotos, sus necesidades, su espíritu de adaptación a las dificultades, sus renuncias por la familia, un marido o un amante. Desde primera hora, se van agolpando frente al edificio donde se realizará la entrevista, cuando una lluvia pertinaz hace que se refugien en tromba en el interior del edificio. 

Durante la espera en la escalera, el director nos presenta a las distintas protagonistas de la historia, sus conversaciones, cantos y disputas. Son primeros planos llenos de sentimiento que reflejan la realidad de una Italia con una clase media destruida, condenada una vida llena de penurias, sin esperanza.

A la cita acudirá Caterina, una prostituta deslenguada interpretada por Lea Padovani, que trata de buscar una vida mejor que vender su cuerpo a hombres que la desprecian como persona y que no sienten el menor interés por sus sentimientos.
 
Nos encontramos con Luciana Renzoni, la desesperada esposa de un desempleado de la construcción, interpretada maravillosamente por Carla del Poggio. En su ambición por conseguir el puesto, urde un ardid, que desencadenará el desgraciado accidente. Presa de un sentimento de culpa insufrible, Luciana llega a desear la muerte. Su marido, interpretado por Massimo Girotti, es uno de los pocos personajes masculinos con la dignidad y el discernimiento necesario para aportar un poco de sentido común a una situación demencial. 
 
Muy relevante es el personaje de Adriana interpretada por Elena Varzi, antigua secretaria que tuvo que abandonar su acomodado trabajo como mecanógrafa en otro despacho,por haberse quedado embarazada de su jefe y su condición no es conocida por su padre.
 
Simona interpretada por Lucia Bosé, es la novia burguesa de un pintor sin fortuna interpretado Raf Vallone. Sus padres acomodados, que desaprueban su relación con Vallone, representan a cierta clase social romana que lejos de sensibilizarse por la situación del pueblo romano, mostró su desprecio e indiferencia.
 

 

Delia Scala es Angelina una sirvienta, que cansada de los abusos sexuales de su patrón y su hijo intenta escapar de su realidad, buscando otro trabajo. Nos encontramos con una veterana secretaria, que por su vejez y menor belleza, es rechazada a pesar de su fantástica capacitación para desempeñar un trabajo administrativo. 
 
Una adolescente que busca un jornal que ayude a sacar adelante a sus cuatro hermanas y a su padre viudo, a pesar de que realmente lo que ella desea es triunfar en el mundo de la canción. La tímida Gianna empujada por su madre, María Grazia Francia,es Cornelia que comparte los únicos zapatos dignos para la entrevista, con una amiga. Así cientos de miles de mujeres, esperando conseguir el empleo que les ayudará a seguir luchando, tratando de agradar a sus entrevistadores:
 

” Oculta el anillo de tu mano, no les gustan las casadas” le dice una aspirante a otra

La segunda mitad de la película, transcurre en la búsqueda de culpables. La policía, la prensa y la radio, la sociedad en general quiere un culpable del accidente. El arquitecto responsable de la construcción del edificio,trata de echar las culpas al propietario del mismo, éste a su vez culpa al abogado que inició el proceso de selección y es angustioso pensar que la responsabilidad pueda recaer sobre las chicas que acudieron en masa a un anuncio en la prensa.

El director nos muestra la responsabilidad colectiva del accidente. La insolidaridad, el egoismo, la codicia, la injusticia, la deseperación e indiferencia de una sociedad, marcada por las penurias de la postguerra. Sin embargo, es una película que refleja ciertas actitudes de gran actualidad, siendo una lástima que no tuviese la merecida difusión, tal vez oculta por el gran éxito de “Arroz Amargo” 

 

Llegan las primeras candidatas, en respuesta a un anuncio de prensa 
Simona interpretada por Lucia Bosé, es la novia burguesa de un pintor sin fortuna interpretado Raf Vallone.
Cada una de estas mujeres tiene una historia que superar 
Casi doscientas mujeres acudieron al anuncio de prensa. Muchas chicas que sufrieron el  accidente real, participaron en la película.


Luciana Renzoni, interpretada maravillosamente por Carla del Poggio y  Massimo Goretti, su marido

Momento del derrumbe de la escalera
El derrumbe de la escalera 
Un terrible accidente, basado en hechos reales
Una adolescente que busca un jornal que ayude a sacar adelante a sus cuatro hermanas y a su padre viudo
Magnífica fotografía en blanco y negro de Otello Martelli 
Simona interpretada por Lucia Bosé
Caterina, una prostituta deslenguada interpretada por Lea Padovani,
Momentos del rodaje de Roma a las 11
Giuseppe Di Santis 

FICHA TÉCNICA:

Director: Giuseppe De Santis

Guión Giuseppe De Santis, Basilio Franchina, Gianni Puccini, Rodolfo Sonego, Cesare Zavattini

Fotografía: Otello Martelli (B&W)

Música: Mario Nascimbene
 
Productora: Coproducción Italia-Francia; Titanus / Transcontinental Films
Reparto: Eva Vanicek, Carla Del Poggio, Massimo Girotti, Lucía Bosé, Raf Vallone, Elena Varzi, Lea Padovani, DElia Scala, Irène Galter, Paolo Stoppa .

 

“Roma a las 11” de 1952 dirigida por Giuseppe De Santis

¿Porqué piden en el anuncio “bellisima joven” para ser mecanógrafa? ¿ Acaso las feas tenemos que morirnos de hambre? Mujer buscando trabajo 

En Cine hasta el amanecer, volvemos al cine con mayúsculas del neorrealismo italiano, esta vez de la mano de Giuseppe Di Santis, con una película basada en hechos reales, “Roma a las 11 “. En el verano de 1951, alrededor de 200 mujeres, quedaron atrapadas en el derrumbe de una escalera interior de un edificio de la vía Savoia de Roma. Más de sesenta de ellas tuvieron que ser hospitalizadas con heridas de distinta gravedad y una falleció a causa del accidente.


La aglomeración en la escalera de un antiguo edificio, se produjo en respuesta a un anuncio de prensa, donde se solicitaba a una chica, para un puesto de mecanógrafa en una pequeña compañía. Giuseppe Di Santis, entendió que era una historia perfecta para reflejar el sufrimiento de las mujeres en tiempos de postguerra, expuestas a las penurias propias y de sus familias, a manos de hombres sin escrúpulos, deseosos de sacar provecho de su parcela de poder. 

Al igual que en “Arroz Amargo” , el director plantea la película en dos partes bien diferenciadas. En la primera nos retrata el mundo femenino, sus sueños rotos, sus necesidades, su espíritu de adaptación a las dificultades, sus renuncias por la familia, un marido o un amante. Desde primera hora, se van agolpando frente al edificio donde se realizará la entrevista, cuando una lluvia pertinaz hace que se refugien en tromba en el interior del edificio. 

Durante la espera en la escalera, el director nos presenta a las distintas protagonistas de la historia, sus conversaciones, cantos y disputas. Son primeros planos llenos de sentimiento que reflejan la realidad de una Italia con una clase media destruida, condenada una vida llena de penurias, sin esperanza.

A la cita acudirá Caterina, una prostituta deslenguada interpretada por Lea Padovani, que trata de buscar una vida mejor que vender su cuerpo a hombres que la desprecian como persona y que no sienten el menor interés por sus sentimientos.
 
Nos encontramos con Luciana Renzoni, la desesperada esposa de un desempleado de la construcción, interpretada maravillosamente por Carla del Poggio. En su ambición por conseguir el puesto, urde un ardid, que desencadenará el desgraciado accidente. Presa de un sentimento de culpa insufrible, Luciana llega a desear la muerte. Su marido, interpretado por Massimo Girotti, es uno de los pocos personajes masculinos con la dignidad y el discernimiento necesario para aportar un poco de sentido común a una situación demencial. 
 
Muy relevante es el personaje de Adriana interpretada por Elena Varzi, antigua secretaria que tuvo que abandonar su acomodado trabajo como mecanógrafa en otro despacho,por haberse quedado embarazada de su jefe y su condición no es conocida por su padre.
 
Simona interpretada por Lucia Bosé, es la novia burguesa de un pintor sin fortuna interpretado Raf Vallone. Sus padres acomodados, que desaprueban su relación con Vallone, representan a cierta clase social romana que lejos de sensibilizarse por la situación del pueblo romano, mostró su desprecio e indiferencia.
 

 

Delia Scala es Angelina una sirvienta, que cansada de los abusos sexuales de su patrón y su hijo intenta escapar de su realidad, buscando otro trabajo. Nos encontramos con una veterana secretaria, que por su vejez y menor belleza, es rechazada a pesar de su fantástica capacitación para desempeñar un trabajo administrativo. 
 
Una adolescente que busca un jornal que ayude a sacar adelante a sus cuatro hermanas y a su padre viudo, a pesar de que realmente lo que ella desea es triunfar en el mundo de la canción. La tímida Gianna empujada por su madre, María Grazia Francia,es Cornelia que comparte los únicos zapatos dignos para la entrevista, con una amiga. Así cientos de miles de mujeres, esperando conseguir el empleo que les ayudará a seguir luchando, tratando de agradar a sus entrevistadores:
 

” Oculta el anillo de tu mano, no les gustan las casadas” le dice una aspirante a otra

La segunda mitad de la película, transcurre en la búsqueda de culpables. La policía, la prensa y la radio, la sociedad en general quiere un culpable del accidente. El arquitecto responsable de la construcción del edificio,trata de echar las culpas al propietario del mismo, éste a su vez culpa al abogado que inició el proceso de selección y es angustioso pensar que la responsabilidad pueda recaer sobre las chicas que acudieron en masa a un anuncio en la prensa.

El director nos muestra la responsabilidad colectiva del accidente. La insolidaridad, el egoismo, la codicia, la injusticia, la deseperación e indiferencia de una sociedad, marcada por las penurias de la postguerra. Sin embargo, es una película que refleja ciertas actitudes de gran actualidad, siendo una lástima que no tuviese la merecida difusión, tal vez oculta por el gran éxito de “Arroz Amargo” 

 

Llegan las primeras candidatas, en respuesta a un anuncio de prensa 
Simona interpretada por Lucia Bosé, es la novia burguesa de un pintor sin fortuna interpretado Raf Vallone.
Cada una de estas mujeres tiene una historia que superar 
Casi doscientas mujeres acudieron al anuncio de prensa. Muchas chicas que sufrieron el  accidente real, participaron en la película.


Luciana Renzoni, interpretada maravillosamente por Carla del Poggio y  Massimo Goretti, su marido

Momento del derrumbe de la escalera
El derrumbe de la escalera 
Un terrible accidente, basado en hechos reales
Una adolescente que busca un jornal que ayude a sacar adelante a sus cuatro hermanas y a su padre viudo
Magnífica fotografía en blanco y negro de Otello Martelli 
Simona interpretada por Lucia Bosé
Caterina, una prostituta deslenguada interpretada por Lea Padovani,
Momentos del rodaje de Roma a las 11
Giuseppe Di Santis 

FICHA TÉCNICA:

Director: Giuseppe De Santis

Guión Giuseppe De Santis, Basilio Franchina, Gianni Puccini, Rodolfo Sonego, Cesare Zavattini

Fotografía: Otello Martelli (B&W)

Música: Mario Nascimbene
 
Productora: Coproducción Italia-Francia; Titanus / Transcontinental Films
Reparto: Eva Vanicek, Carla Del Poggio, Massimo Girotti, Lucía Bosé, Raf Vallone, Elena Varzi, Lea Padovani, DElia Scala, Irène Galter, Paolo Stoppa .

 

“Arroz amargo” de 1949 dirigido por Giuseppe De Santis

“En el Norte de Italia, millones y millones de mujeres han cultivado el arroz, desde hace 500 años” Narrador 

En el cine hasta el amanecer, hoy traigo una joya del Neorrealismo Italiano. “Arroz Amargo” de 1949 y dirigida por Giuseppe De Santis, obtuvo una gran difusión y fama, por el erotismo de la jovencisíma Silvana Mangano y las imágenes de cientos de mujeres, con las faldas recogidas, enseñando unas piernas tersas y musculosas.
Sin embargo, para mi es una película clásica del Neorrealismo de gran valor, por su contexto social de denuncia de las condiciones de trabajo, por la utilización de muchos actores y actrices no profesionales que se representan a sí mismos y, porque pone el foco como protagonista a una figura especialmente maltratada por la guerra y sus consecuencias: La mujer.

Dice el narrador en off :

“Es un trabajo duro y rutinario. Las piernas en el agua y  la espalda doblada bajo un sol implacable. Sin embargo, sólo pueden hacerlo las mujeres. Se requieren unas manos delicadas y veloces. Las mismas que pacientemente, enhebran una aguja y  acunan a un bebé”. 

No quiero imaginarme cómo debían ser las manos de éstas mujeres después de trabajar durante años en los arrozales y en las duras tareas domésticas, pero ni siquiera el narrador les reconoce el valor de constituir una parte muy importante en la economía familiar de la época. Eran momentos de la postguerra, de desmovilización de los soldados y con un paro masculino feroz.

La película se inspira por igual en el realismo soviético de la época y el cine noir americano, contando un thriller sobre delincuentes y perdedores con un trágico final. El contexto es la cosecha del arroz, rodado en el Valle de Verccelli al Norte de Italia, donde acuden cientos de mujeres desde distintas zonas de Italia, que durante cuarenta días vivirán y convivirán en albergues cerca de los arrozales.
Una pareja formada por Walter ( interpretado por Vittorio Gassman) y  Francesca ( genial interpretación de Doris Dowling) huyen de la policía, por un robo de joyas cometido en Milán. Acorralados en la estación, donde se reagrupan a las jornaleras para su traslado, deciden unirse a la comitiva y Francesca consigue un contrato para trabajar en los arrozales.
Allí traba amistad con una joven, vital y alegre, que a ritmo de buggy buggy se gana el corazón de todos. Ella es Silvana, papel que convirtió a Silvana Mangano en un icono erótico de la época. En el campamento Silvana conoce a Marco ( interpretado por Raf Vallone ) un soldado a punto de licenciarse, que se enamora perdidamente de ella.
Cuando Walter descubre que las joyas robadas son falsas, decide dar un gran golpe, robando toda la cosecha de arroz de la finca donde trabajan Francesca y Silvana. Sin embargo, las mujeres únicamente reciben un kilo de arroz por día trabajado, si se pierden días de trabajo, por la lluvia por ejemplo, supone un kilo menos de paga. La posibilidad de que sus compañeras se queden sin nada, después de un duro trabajo, genera en Francesca sentimientos de culpa y condena. En la lucha interna que mantine Francesca entre su solidaridad con las compañeras y su amor por Walter, encuentra la redención de su anterior contucta.
En la película encontramos escenas inolvidables, el reparto de sombreros de paja entre las mujeres o los cantos corales durante el trabajo, canciones rítmicas cantadas a capella que recuerdan los espirituales  y sirven tanto para sincronizar el movimiento físico, como para escapar de la monotonía. Suelen ser improvisaciones que les permiten comunicarse con sus compañeras, creando sentimiento de grupo y una forma de exteriorizar sus preocupaciones y anhelos.
En Italia la película se estrenó el 30 de Septiembre de 1949, pero no llegó a España hasta Noviembre de 1953 y, lógicamente sufrió numerosos cortes inmisericordes de las tijeras censoras del régimen franquista. Realizar un visionado actual de la película es como visitar un film distinto, lo mismo sucede con otros títulos del neorrealismo que ya se han mencionado en éste mismo blog.
Vittorio Gassman y Silvana Mangano, dos grandes del cine italiano
La película se hizo muy famosa internacionalmente, gracias a la sensualidad de Silvana Mangano 
Silvana Mangano en los arrozales

Jóvenes jornaleras, trabajando duramente
El ritmo buggi buggi se cuela en los barracones de las jornaleras
Una excelente interpretación de Doris Dowling
Raf Vallone como el soldado Marco 
Silvana Mangano y el collar
Marco (Raf Vallone) se enamora perdidamente de Silvana (Silvana Mangano)
TRAILER DE “ARROZ AMARGO“:
FICHA TÉCNICA:
Director: Giuseppe De Santis

Guión : Carlo Lizzani, Gianni Puccini, Giuseppe De Santis, Corrado Alvaro, Ivo Perilli

Fotografía: Otello Martelli (B&W)

Música: Renzo Rossellini
 
Productora: Lux Film 
Reparto: Silvana Mangano, Vittorio Gassman, Doris Dowling, Raf Vallone, Checco Rissone, Adriana Siveri, Lia Corelli, Maria GRazia Francia, Dedi Ristori, Anna Maestri.

 

"Arroz amargo" de 1949 dirigido por Giuseppe De Santis

“En el Norte de Italia, millones y millones de mujeres han cultivado el arroz, desde hace 500 años” Narrador 

En el cine hasta el amanecer, hoy traigo una joya del Neorrealismo Italiano. “Arroz Amargo” de 1949 y dirigida por Giuseppe De Santis, obtuvo una gran difusión y fama, por el erotismo de la jovencisíma Silvana Mangano y las imágenes de cientos de mujeres, con las faldas recogidas, enseñando unas piernas tersas y musculosas.
Sin embargo, para mi es una película clásica del Neorrealismo de gran valor, por su contexto social de denuncia de las condiciones de trabajo, por la utilización de muchos actores y actrices no profesionales que se representan a sí mismos y, porque pone el foco como protagonista a una figura especialmente maltratada por la guerra y sus consecuencias: La mujer.

Dice el narrador en off :

“Es un trabajo duro y rutinario. Las piernas en el agua y  la espalda doblada bajo un sol implacable. Sin embargo, sólo pueden hacerlo las mujeres. Se requieren unas manos delicadas y veloces. Las mismas que pacientemente, enhebran una aguja y  acunan a un bebé”. 

No quiero imaginarme cómo debían ser las manos de éstas mujeres después de trabajar durante años en los arrozales y en las duras tareas domésticas, pero ni siquiera el narrador les reconoce el valor de constituir una parte muy importante en la economía familiar de la época. Eran momentos de la postguerra, de desmovilización de los soldados y con un paro masculino feroz.

La película se inspira por igual en el realismo soviético de la época y el cine noir americano, contando un thriller sobre delincuentes y perdedores con un trágico final. El contexto es la cosecha del arroz, rodado en el Valle de Verccelli al Norte de Italia, donde acuden cientos de mujeres desde distintas zonas de Italia, que durante cuarenta días vivirán y convivirán en albergues cerca de los arrozales.
Una pareja formada por Walter ( interpretado por Vittorio Gassman) y  Francesca ( genial interpretación de Doris Dowling) huyen de la policía, por un robo de joyas cometido en Milán. Acorralados en la estación, donde se reagrupan a las jornaleras para su traslado, deciden unirse a la comitiva y Francesca consigue un contrato para trabajar en los arrozales.
Allí traba amistad con una joven, vital y alegre, que a ritmo de buggy buggy se gana el corazón de todos. Ella es Silvana, papel que convirtió a Silvana Mangano en un icono erótico de la época. En el campamento Silvana conoce a Marco ( interpretado por Raf Vallone ) un soldado a punto de licenciarse, que se enamora perdidamente de ella.
Cuando Walter descubre que las joyas robadas son falsas, decide dar un gran golpe, robando toda la cosecha de arroz de la finca donde trabajan Francesca y Silvana. Sin embargo, las mujeres únicamente reciben un kilo de arroz por día trabajado, si se pierden días de trabajo, por la lluvia por ejemplo, supone un kilo menos de paga. La posibilidad de que sus compañeras se queden sin nada, después de un duro trabajo, genera en Francesca sentimientos de culpa y condena. En la lucha interna que mantine Francesca entre su solidaridad con las compañeras y su amor por Walter, encuentra la redención de su anterior contucta.
En la película encontramos escenas inolvidables, el reparto de sombreros de paja entre las mujeres o los cantos corales durante el trabajo, canciones rítmicas cantadas a capella que recuerdan los espirituales  y sirven tanto para sincronizar el movimiento físico, como para escapar de la monotonía. Suelen ser improvisaciones que les permiten comunicarse con sus compañeras, creando sentimiento de grupo y una forma de exteriorizar sus preocupaciones y anhelos.
En Italia la película se estrenó el 30 de Septiembre de 1949, pero no llegó a España hasta Noviembre de 1953 y, lógicamente sufrió numerosos cortes inmisericordes de las tijeras censoras del régimen franquista. Realizar un visionado actual de la película es como visitar un film distinto, lo mismo sucede con otros títulos del neorrealismo que ya se han mencionado en éste mismo blog.
Vittorio Gassman y Silvana Mangano, dos grandes del cine italiano
La película se hizo muy famosa internacionalmente, gracias a la sensualidad de Silvana Mangano 
Silvana Mangano en los arrozales

Jóvenes jornaleras, trabajando duramente
El ritmo buggi buggi se cuela en los barracones de las jornaleras
Una excelente interpretación de Doris Dowling
Raf Vallone como el soldado Marco 
Silvana Mangano y el collar
Marco (Raf Vallone) se enamora perdidamente de Silvana (Silvana Mangano)
TRAILER DE “ARROZ AMARGO“:
FICHA TÉCNICA:
Director: Giuseppe De Santis

Guión : Carlo Lizzani, Gianni Puccini, Giuseppe De Santis, Corrado Alvaro, Ivo Perilli

Fotografía: Otello Martelli (B&W)

Música: Renzo Rossellini
 
Productora: Lux Film 
Reparto: Silvana Mangano, Vittorio Gassman, Doris Dowling, Raf Vallone, Checco Rissone, Adriana Siveri, Lia Corelli, Maria GRazia Francia, Dedi Ristori, Anna Maestri.